Iniciativa de Cartografía Sagrada Binacional Colombia – Brasil

A partir del Convenio Cultural entre la República de Colombia y la República Federativa del Brasil, suscrito el 20 de abril de 1963 y aprobado en los respectivos países por leyes específicas (en Colombia por la Ley 64 de 1973, y en Brasil por el Decreto 74541 de 1974), las dos naciones han venido construyendo mecanismos de cooperación que comparten un interés común por la salvaguardia del patrimonio natural y cultural de la Amazonia.

En este marco, el 4 y 5 de junio de 2009 se celebró en Bogotá la IV reunión de la Comisión Mixta de Cultura y Educación entre Colombia y Brasil, durante la cual se estableció el Programa Ejecutivo de Cooperación Cultural y Educativa para los años 2009-2012, uno de cuyos componentes, el quinto, es la “Preservación y salvaguardia de bienes culturales”, según el cual los dos países se comprometieron, entre otros aspectos, a (i) facilitar el intercambio de información y de experiencias sobre el registro del patrimonio material e inmaterial, cartografía cultural y sistemas de información para el patrimonio, y (ii) estimular la amplia cooperación entre el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (IPHAN) de Brasil y la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura de Colombia.

Esta manifestación de voluntad política de los dos países para proteger el patrimonio cultural inmaterial fue aprovechada por los miembros de la iniciativa de Cooperación y Alianza en el Noroeste Amazónico (CANOA), quienes desde finales de la década de 1980 ya venían apoyando el ejercicio de los derechos indígenas, en Colombia a través de COAMA (Consolidación Amazónica).Centrándose en las regiones bañadas por las cuencas transfronterizas de los ríos Caquetá/Japurá, Negro/Guainía y el alto Orinoco, la red CANOA se estableció en 2004 con el fin de permitir el intercambio de experiencias e informaciones entre las organizaciones indígenas y las organizaciones de la sociedad civil de Brasil, Colombia y Venezuela comprometidas con el desarrollo de los derechos colectivos de los pueblos indígenas y la conservación de los bosques tropicales.

En este contexto, en el que se articularon los intereses compartidos por las entidades públicas y la sociedad civil respecto a la valoración y salvaguardia del patrimonio cultural de las naciones, se llevó a cabo la primera reunión binacional en Leticia (Colombia) y Tabatinga (Brasil) los días 30 y 31 de julio de 2009, sobre “Cartografía Cultural del Noroeste Amazónico”, con representantes de los Gobiernos colombiano y brasilero, así como de ONG y organizaciones indígenas de ambos países, entidades que participan en la Iniciativa Binacional . En esa reunión se priorizaron las acciones que se seguirían a corto, mediano y largo plazo.

En la VI Reunión de CANOA, realizada en Leticia del 25 al 28 de agosto de 2009, se concretaron agendas para el desarrollo de los acuerdos concertados en dicha reunión técnica binacional, mediante acciones conjuntas entre las organizaciones indígenas, ONG y entidades gubernamentales de cada uno de los países y de las zonas fronterizas entre Brasil y Colombia. A partir de entonces, los procesos de gobernanza, investigación propia, educación diferenciada, ordenamiento territorial y transmisión del conocimiento tradicional desarrollados en el Noroeste Amazónico incluyeron una nueva dimensión: la salvaguardia del sistema de sitios sagrados como parte del patrimonio cultural inmaterial en cada uno de los países y a escala internacional.

Este nuevo aspecto fue de fácil abordaje, pues la cartografía social y la convencional ya venían usándose localmente como herramienta para la transmisión del conocimiento tradicional, como medio de comunicación, material pedagógico y argumento para la toma de decisiones. Los recorridos conjuntos de líderes y sabedores indígenas brasileros y colombianos por territorios ancestrales en zonas fronterizas para reconocer los sitios sagrados y las rutas de los seres creadores ya se estaban realizando por varias cuencas del área sociocultural del Noroeste Amazónico. Y los talleres para el intercambio de experiencias entre comunidades indígenas ubicadas en ríos binacionales se realizaban periódicamente, en el marco de las acciones de la red CANOA.

Entre 2010 y 2012 hubo avances importantes de la Iniciativa Binacional de Cartografía Cultural del Noroeste Amazónico. En primer lugar, con la inclusión de la Iniciativa en la agenda de las conversaciones entre el entonces presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, con ocasión de la visita de este último a Brasil en septiembre de 2010. Y en el primer semestre de 2012 la Iniciativa volvió a entrar en la agenda de discusión y acuerdos políticos entre los dos países en una reunión sostenida en Bogotá entre la entonces ministra de Cultura de Brasil, Ana de Hollanda, y Mariana Garcés Córdoba, ministra de Cultura de Colombia. En ambas ocasiones se insistió en la importancia de la Iniciativa Binacional de la Cartografía Cultural para la promoción y el fortalecimiento de las acciones emprendidas por grupos que representan la diversidad cultural de los dos países, así como para contribuir a la protección y salvaguardia del patrimonio cultural asociado a la conservación de la diversidad socioambiental en los territorios indígenas de la Amazonia.

En octubre de 2012 se realizó la segunda reunión técnica binacional en Leticia, con el fin de establecer acuerdos técnicos para avanzar en la construcción del proyecto binacional de identificación, reconocimiento y salvaguardia del patrimonio cultural del Noroeste Amazónico. Como resultado, se actualizó la agenda conjunta de trabajo y se dio prioridad a las siguientes acciones que se realizarían a corto plazo, entre octubre de 2012 y octubre de 2013:

1. Realizar un recorrido piloto con conocedores indígenas para intercambiar información y hacer una prospección para el programa binacional.

2. Elaborar un mapa general (compendio) de las informaciones existentes en Colombia y Brasil que identifique las experiencias de trabajo de cartografía cultural como herramienta de negociación.

3. Establecer una plataforma compartida (online) para recoger todas las experiencias en detalle, respetando su particularidad.

4. Elaborar un informe conjunto de los países que identifique actores y experiencias sobre la cartografía cultural del Noroeste Amazónico.

En cumplimiento de esta agenda se elaboró el primer informe, que tuvo los siguientes objetivos principales: (i) presentar el área sociocultural del Noroeste Amazónico donde las organizaciones indígenas y las entidades gubernamentales y no gubernamentales que participan en la Iniciativa desarrollan actualmente sus actividades; (ii) presentar algunas de las experiencias de cartografía cultural que estas organizaciones y entidades han desarrollado en cada lado de la frontera, en especial las que tratan de los sitios sagrados.

Ver primer informe binacional