UN ESPACIO COMERCIAL, UNA MOTIVACIÓN ARTESANAL

En la vigésimo quinta versión de Expoartesanías, realizada en Bogotá entre los días 4 al 18 de diciembre y ante la comparecencia de alrededor de ochenta mil visitantes, se hicieron participes dieciocho artesanos procedentes de ocho etnias de diversos lugares del país, vinculados al Proyecto Memoria y Creatividad: La empresa indígena. En el marco de la feria pudieron mostrar sus nuevas artesanías, fruto de los procesos de creatividad y revitalización de su memoria cultural.

Para algunos artesanos, era su primera experiencia en un evento comercial de tal envergadura. “Teniamos la esperanza de conocer las culturas de los demás artesanos, vender, conseguir nuevos clientes y mostrar nuestra cultura con las figuras de nuestras artesanías; eso queríamos en esta feria y se alcanzó”, dijo Ramón López, artesano Cubeo de la comunidad Cubay en el Vaupés. Como él, los representantes de las otras comunidades indígenas participantes, asumieron esta experiencia como un reto y una gran prueba en su producción artesanal.

Otros, por su parte, ya cumplían varios años de asistencia a la feria y era común que los saludaran o les hicieran alguna referencia sobre la calidad de piezas que les habían comprado en versiones anteriores. ¨Yo no me he llevado sólo un balay de finísima calidad sino una ventana de su cultural que me permite tocar el ADN de nuestro país y a mis hijos reconocer el arte indígena”, dijo José Salazar, uno de los numerosos clientes que visitaron el stand de Marcelino Bernal, representante cubeo de la comunidad Puerto Tolima. Marcelino, líder artesano, en el marco de este evento recibió, junto con otros 24 artesanos, la mención de “Maestros de Maestros” otorgada por los organizadores del evento por su dedicación en la trasmisión de saberes a las nuevas generaciones y su compromiso para conservar la tradición de su pueblo. Rosmery Uribe, artesana de la comunidad Tule en Antioquia, que también hace parte del proyecto, fue otra de las galardonadas por este reconocimiento público.

Un elemento que unía a las culturas Tule, Okaina, Embera Chamí, Cubeo, Zenú, Eperara Siapidaara, Camëntsá y Wayúu, no era sólo estar ubicados en el Pabellón 3 de “Moda y Tradicionales” sino el esmero puesto en el proceso de producción, desde la obtención de la materia prima, pasando por el método de elaboración tradicional, la aplicación de nuevos diseños, hasta llegar al cuidado que implica obtener la acertada textura o la exactitud del grafismo o referentes plasmados en el producto. Así, el resultado de la pieza artesanal consiste en una mezcla de materia prima, colores, formas y acabados que se unen para mantener viva la tradición y expresión cultural de un pueblo, de la creatividad de un artesano y del talento de sus manos.

La necesidad de presentar en cada oportunidad novedades en materia de diseños y colores que conformen un catalogo innovador, así como la convicción de fortalecer la organización como grupo artesanal, fueron algunas conclusiones y metas que se fijaron los artesanos tras catorce días de feria en los que lograron ver la realidad artesanal y la competencia que tienen a nivel nacional, con otros grupos indígenas así como otras comunidades del país. “De esta feria me llevo creatividad y convencimiento de que tenemos que trabajar más como grupo y así sacar innovación en artesanía para resaltar el siguiente año”, asegura Gladys Cuero de la comunidad Nueva Bellavista, cultura Eperara Siapidaara, en Guapi, Cauca.

Sabías qué…

Cada pieza artesanal refleja un universo de tradiciones culturales a partir de las cuales las diferentes comunidades buscan crear una manifestación auténtica de su identidad cultural.

Muestra de ello fue el testimonio que la reconocida maestra artesana Conchita Ospina, le dio a los clientes que se acercaron a su stand en Expoartesanías 2015, a quienes les explicó la responsabilidad que siente como mujer Wayúu de trasmitir con fidelidad la tradición de su cultura y, sobretodo, el arte del tejido que aprendió desde pequeña.

Conchita, resalta la repercusión que tienen detalles tan elementales como el número de hebras con las que está tejida una mochila en la confección del producto final. Esto, precisamente, es lo que ella siempre busca explicarles al grupo de niñas a quienes, en el Cabo de la Vela les trasmite sus saberes sobre el tejido Wayúu, dándoles recomendaciones tales como que, pese a que el tejido a dos hilos, acorta los tiempos de elaboración del producto, es una técnica que baja la calidad del producto final, ya que la estructura es inestable y los grafismos no son claros. Por el contrario, precisa que cuando se elabora a una hebra, no sólo se está siguiendo el tejido tradicional Wayúu sino que la calidad es evidente por su firmeza, textura tupida y claridad en los símbolos, kaanás como ellas los nombran.

 

Tejiendo, taller de creatividad

Tejiendo, taller de creatividad

Productos nuevos, individual en bejuco haré

Productos nuevos, individual en bejuco haré

José Pablo Neikase en su stand, Expoartesanías 2015

José Pablo Neikase en su stand, Expoartesanías 2015

 

“Expoartesanías en conclusión, nos abrió una puerta para la economía propia. Mi gente se quedó animada con lo bien que nos fue, una nueva experiencia en la que logramos grandes avances como conseguir contactos directos, sin intermediarios. Nos llevamos una gran sorpresa por la cantidad de personas que querían nuestras artesanías. Los Okaina nos vamos con el propósito de planear y trabajar todo un año antes para venir a esta feria. Queremos volver y lo vamos a hacer.” José Pablo Neikase, comunidad Okaina, La chorrera, Amazonas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *