Memoria y Creatividad indígena en el Teatro Metropolitano de Medellín

Con danza y artesanías, más de setecientos espectadores disfrutaron de la cultura de las etnias colombianas. Se presentaron productos artesanales de catorce comunidades indígenas, que fueron también representadas en la obra del Ballet Folklórico de Antioquia.

222 111

Las palabras, grafismos e imágenes del libro ‘Lenguaje Creativo de Etnias Indígenas de Colombia’[1] se salieron de sus páginas para darle vida, en un mismo espacio y tiempo, a la danza del Ballet Folklórico de Antioquia y a la exhibición de los productos artesanales de estas comunidades ancestrales.

El pasado dieciocho de noviembre del 2015, la ciudad de Medellín abrió las puertas del teatro Metropolitano para vivenciar la inauguración del nuevo espectáculo del Ballet: Etnias Skená. El evento estuvo acompañado por una muestra de artesanías elaboradas por manos indígenas de diferentes etnias del país, bajo el acompañamiento del Proyecto Memoria y Creatividad: La empresa indígena[2]. Iniciativas que, desde el lenguaje corporal y el arte manual, lograron resaltar la riqueza étnica de Colombia.

Una unión entre lo tradicional y lo contemporáneo lo lograron los catorce bailarines del Ballet en su nuevo espectáculo. Al apropiarse y recrear, a través de un lenguaje coreográfico las costumbres, labores, rituales, bailes y ceremonias ancestrales indígenas, los artistas mostraron una creativa forma de apreciar la cultura nativa del país. Hasta el nombre de la obra representa lo propio y autóctono de la sabiduría de estos pueblos: “skena”, vocablo de la lengua kamsá, que traduce “diferente”, lo extraordinario, lo que trasciende los límites de lo tradicional.

Al entrar y salir del teatro, las miradas de admiración de los asistentes se posaron en las piezas expuestas, por sus colores naturales, sus variados oficios y llamativos acabados; así como en las dos mujeres de la cultura Embera Chamí que participaron en la presentación, mostrando sus tejidos en chaquira para explicar el sentido simbólico de sus productos. Su presencia encantó por la belleza de los collares y manillas ofrecidas, por su atuendo tradicional, y por la posibilidad de hablar con ellas y escuchar de viva voz el significado y origen de los grafismos, colores, tamaños y técnicas, además de las experiencias en su proceso de trabajo artesanal.

 

“Me sentí muy bien de representar a mi grupo. Este espacio fue muy motivante no sólo por poder vender nuestros productos sino por ver que gusta lo que hacemos y que lo que nos enseñaron nuestras abuelitas no sólo se queda en nuestro pueblo sino que acompaña a otros lugares del pais. Yo salí con el orgullo en alto y inspirada para hacer más cosas diferentes”, Nubia Tascón, artesana Embera

 

Los visitantes valoraron la gran diversidad y celebraron la amplia riqueza artística de los grupos de artesanos indígenas del país. Nelly del Carmen Yagari y Nubia Tascón, de la Asociación de artesanas Imaginando con las manos (Comunidad Karmata Rua, Jardín, Antioquia), compartieron la alegría al sentir la acogida de sus productos. Esta motivación y fortalecimiento son parte de los objetivos del proyecto Memoria y Creatividad, al acompañar a las comunidades en espacios comerciales donde se da un intercambio entre los artesanos y el cliente, para así adquirir confianza y autonomía. Esta exhibición, precisamente fue resultado de procesos de innovación en los grupos para contar con nuevos desarrollos anclados en la memoria ancestral de cada cultura, nuevos productos pudieron ser mostrados en este espacio.

Fueron estas dos mujeres quienes representaron a los más de trescientos artesanos vinculados al proyecto que lograron hacer entender la historia que hay detrás de cada artesanía, una cultura que merece ser conocida y valorada. Es justamente esta información la que se buscó plasmar en las etiquetas que acompañaron a los productos.

El interés por fortalecer los procesos de bienestar de las comunidades es promovido a través de este proyecto desde el 2014 por la Fundación Sura, bajo la ejecución de la Fundación Etnollano, con un equipo cualificado de antropólogos y diseñadores. Su objetivo ha sido mejorar las condiciones de vida de los grupos, valorando las expresiones creativas representadas en el oficio artesanal, y así hacer un llamado para conservar el patrimonio inmaterial del país.

[1] Lenguaje Creativo de Etnias Indígenas de Colombia. Libro publicado en el 2012 por el Grupo de Inversiones Suramericana S.A. y Suramericana S.A. Antropólogos y fotógrafos, todos bajo la coordinación de la investigadora Cecilia Duque Duque, elaboraron este libro que introduce en las culturas indígenas primigenias de Colombia.

[2] El Proyecto Memoria y Creatividad: La empresa indígena es una iniciativa de la Fundación Sura ejecutada por la Fundación Etnollano, que busca mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas de Colombia, generando emprendimientos productivos a través del fortalecimiento de sus expresiones creativas. Culturas vinculadas a la fecha: Okaina, Cubeo, Kamëntsá, Pastos, Eperara Siapidaara, Wounaan Nonam, Embera Chamí, Tule, Zenú, Kogi, Arhuaco y Wayuú.

 

 

 

Algunos de los productos exhibidos:

 

One thought on “Memoria y Creatividad indígena en el Teatro Metropolitano de Medellín

  • Cerré mis ojos para imaginar como hubiera sido la vivencia si el pasado 18-11-2015, en el supuesto de haber ido al Teatro Metropolitano, en Medellín para asistir a ver un baile folclórico, no sin antes llegar temprano para disfrutar de la calidad y belleza de los trabajos de varias etnias, esta vez con los ojos bien abiertos y todos los sentidos. Quizá no hubiera preguntado aún, inquietudes y mi satisfecho mi curiosidad, para obtener las respuestas de Nelly y Nubia, pensando en el espectáculo creativo y multicolor del baile, claro hubiese reforzado la agudeza y sensibilizado mi espíritu para acertar a preguntarles con más proximidad a sus vidas y diario acontecer. Sin embargo el comentario descrito arriba sobre “la abuela”, ser que recoge lo anterior para transmitirlo, con generosidad, deja una marca profunda, a ellas les debemos tanto, que bueno que fueran buenas maestras y que fueran buenas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *