La Fontaine en la Orinoquía

Los niños de todos los rincones del planeta descubren el mundo a través de las fábulas e historias que cuentan los abuelos sobre animales y plantas, sobre valientes y poderosos héroes e innumerables seres fabulosos que habitan selvas, sabanas y montañas.

 

La Fontaine nos cuenta cómo la zorra logró robarle el queso al cuervo con palabras lisonjeras:

“Señor cuervo, le dijo, si su voz es tan bella como su plumaje, usted debe ser el ave Fenix de estos bosques. Vanidoso, por hacer escuchar su voz, lanzó un horrible graznido y dejó caer el oloroso queso.”

 

 

De la misma manera cuentan los sikuani de los llanos orientales cómo el mono nocturno o cuchi cuchi, que anda por lo alto de los árboles dejó caer una sabrosa piña cuando la lapa, un inteligente roedor, le lanzó unas palabras mágicas que hicieron que la piña se le safara de las manos y cayera a tierra. Así los primeros sikuani descubrieron la piña y las demás plantas cultivadas como la yuca, la papaya, el maiz, la batata y otras más, que en aquella época crecían en las ramas del árbol cósmico Kaliawiri.

 

Entonces para conseguir esos alimentos decidieron viajar hasta el otro lado del rio-mar, el Orinoco, para tumbar el gran árbol.

cuhicuchidibujo-kaliawiri

La historia completa de Kaliawiri se encuentra en el libro Entre Cantos y Llantos, Wajaliwaisianü, publicado por La Fundación Etnollano con apoyo de La Unesco.

 

Francisco Ortíz

Coordinador Educación Intercultural

Fundación Etnollano

One thought on “La Fontaine en la Orinoquía

  • Me encanta volver a tener noticias de Etnollano. Mis mejores deseos para lo del boletín “Etnollano Cuenta”.
    Les cuento que sigo trabajando en edición de textos en lenguas nativas. Qué hay por el lado Piaroa?

    Cordialmente,

    Jesús Mario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *